Misiones, Tuesday 4 de September de 2018

(Por Fernando Santacruz) La corrida cambiaria que empezó a vivir el gobierno del presidente Macri a partir de Mayo del 2018, generó pánico en ahorristas en torno al valor real del dólar con respecto a nuestra moneda, y también angustia por cual sería el impacto en el índice de precios de la canasta familiar. También generó manifestaciones políticas desestabilizadoras con el objetivo de generar caos social (incitaciones a saqueos y falsos rumores de corralitos). No faltaron los picaros que hablaron de candidaturas presidenciales y de adelantamientos de elecciones, cuando la cuestión de fondo pasa por generar propuestas que estabilicen la economía y generen confianza en los mercados y en la sociedad. Entre esas propuestas, la definición de un tipo de cambio que sea estable y sostenible, es central.

En ese sentido, el economista Orlando Ferreres semanas atrás presentó un interesante artículo donde señalaba que el tipo de cambio promedio de toda la historia argentina a valores de agosto de 2018, es de 32 pesos por 1 dólar. Ferreres además señalaba que nuestra moneda se aprecia en promedio hasta los 20$/1US$ en momentos de fuerte entrada de capitales e inversión externa, mientras que se deprecia en promedio hasta los 45$/1US$ en momentos de fuerte salida de capitales o poca inversión externa.

Esos datos coindicen con el Índice de Tipo de Cambio Real Multilareal (ITCRM), índice que realiza diariamente el Banco Central de la Argentina, y que refleja el valor de nuestra canasta de bienes con respecto a la canasta de nuestros principales socios comerciales a lo largo de los años. Es decir, el ITCRM mide el tipo cambio pero ajustado por la inflación local y de los demás países, y por ese motivo, permite comparar el valor real de nuestra moneda con respecto a las monedas externas, en distintos momentos de la historia. Si el índice es alto, refleja que el valor de nuestra moneda esta depreciada o devaluada, y que en definitiva es costoso veranear en el exterior y comprar bienes importados (dólar caro). De lo contrario, si el índice es bajo, refleja que el valor de nuestra moneda esta apreciada o revaluada, y que en definitiva conviene más comprar productos del exterior y veranear más en Miami o Florianópolis, que en Villa Gessel o Ituzaingó (dólar barato).

¿Cuál fue entonces el tipo de cambio real promedio en los gobiernos de la convertibilidad, de Néstor, y de Cristina? ¿Y cuál es el tipo de cambio real promedio ahora con Mauricio? Una economía con dólar barato la tuvimos durante la convertibilidad, ya que con un ITCRM de 75 a valores de hoy, el dólar valía 20,65$ en promedio. Dicha situación mostró no ser sostenible ya que las divisas que “bancaron” ese valor se generaron a través de privatizaciones y de un fuerte endeudamiento externo, cortado en diciembre de 2001. La falta de dólares derivó en corralito, y en una megadevaluación realizada por Duhalde en el 2002. Si a valores de hoy en la convertibilidad el dólar valía 20,65$, durante el gobierno de Duhalde y de Néstor Kirchner con un ITCRM de 160, el dólar valió en promedió 44,05$. Este dólar caro, administrativo por el Banco Central para evitar su rápida apreciación, permitió la recuperación de las exportaciones y un mayor ingreso de dólares que se utilizaron entre otras acciones, para pagar la deuda al FMI y acumular reservas que generaron confianza en el peso.

Este dólar caro de Duhalde y de Néstor, se fue diluyendo lentamente año a año durante el gobierno de CFK, producto de la falta de contención del gasto público que derivó en inflación, y de la falta de inversión y mejora de la productividad en la economía. Este proceso de abaratamiento del dólar y encarecimiento del “Made in Argentina”, se acentuó durante el segundo mandato de Cristina con el cepo al dólar, que solo intentó tapar la realidad de la pérdida del valor del peso. El kirchnerismo así muestra la primera paradoja de este artículo: llegó al poder con un dólar caro en 2003, pero terminó su estadía en el poder con un dólar barato muy similar al de la convertibilidad (ITCRM de Noviembre de 2015: 74 vs ITRCM Promedio de la convertibilidad: 75). Como corolario, podemos agregar que, el kirchnerismo llego al poder con superávits gemelos (fiscal y externo), y terminó su mandato con déficits gemelos.

La salida del cepo realizada por Mauricio logro unificar el tipo de cambio oficial con el de mercado. Si el valor oficial se depreció, la inflación consecuente del 2016 licuó en un gran porcentaje la devaluación. Sumado a esto, el fuerte endeudamiento del “gradualismo” llevo a un nuevo abaratamiento real del dólar que desde la asunción de Macri hasta la corrida de Mayo de 2018 tuvo un valor promedio de 25,05$ por dólar (ITCRM = 91). El ITCRM muestra la segunda paradoja: Macri antes de la corrida tenía el dólar muy cerca de los valores de la convertibilidad, y después de la corrida se acerca a los valores que tuvo Néstor Kirchner. Macri en 4 meses pasa de un ITCRM de 91 a un ITCRM de 138. A valores de hoy, pasa de 25,05$/1US$ en Mayo, a 38,00$/1US$ el 30 de Agosto.

Si el dólar se estabiliza en 38$, y el gobierno decide mantener este valor real del dólar y del tipo de cambio para nuestra economía, dicho valor para no abaratarse, deberá ser ajustado nominalmente a la par de la inflación. Pero eso no alcanza, para combatir el traslado de la devaluación a los precios internos y que estos no “coman” a la devaluación, una de las pocas medidas que tiene el gobierno para cumplir este objetivo con impacto inmediato, son las retenciones. Las mismas no son recomendables en situaciones de normalidad y como política de mediano y largo plazo, ya que golpean a la inversión. Pero en circunstancias excepcionales como la actual, parecerían ser el mejor camino para mantener este nuevo dólar caro al “estilo Néstor”, y a la vez controlada la inflación, al menos por un tiempo.

Por: Fernando Santacruz. Licenciado en Relaciones Internacionales.