Jardín América, Thursday 6 de September de 2018

El psicologo Pais Hector, nos cuenta en entrevista exclusiva, como columnista de Tumisiones.com, acerca de la autoestima como clave para el crecieminto y avance de los sujetos.

Por Hetor Pais:
 
La autoestima es una de las claves en el mundo de una persona, dependiendo de cómo esté
esta en el individuo actuara de tal o cual modo, el que la persona tenga baja autoestima o
se sobre estime depende de muchos y variados factores, lo que sí cabe destacar que, tanto
como la baja autoestima, asociada con el complejo de inferioridad, como la sobre estimación,
asociado con el complejo de superioridad, tienen una misma raíz, ambos radican en los
sentimientos de inferioridad, solo que en el complejo de superioridad, es un mecanismo
inconsciente, neurológico, en el que el individuo trata de compensar ese complejo de
inferioridad, resaltando aquellas cualidades en las que, valga la redundancia, “resalta”.
Todo comienza a grandes rasgos con el autoconcepto, que es la imagen del yo- conocido
que tiene cada persona, es decir, la construcción mental de cómo se percibe a sí misma, el
autoconcepto incluye la valoración de todos los parámetros que son relevantes en la vida
de la persona (apariencia física, habilidades, habilidades de desempeño sexual, capacidades
sociales, intelectuales, etc.). Esto no es innato, se va construyendo, formando, por la
experiencia y la imagen proyectada o percibida en los otros, depende también del lenguaje
simbólico que se percibe que es muy rico y profundo. El auto concepto es un todo organizado,
el individuo tiende a ignorar las variables que percibe que no se ajustan al conjunto y tiene
su propia jerarquía de atributos a valorar, también cabe destacar que el autoconcepto es
dinámico, se puede modificar con nuevos datos, provenientes de una reinterpretación propia
de la personalidad o de juicios externos al individuo, se va retroalimentando (positiva o
negativamente) por nuestro entorno social, siendo determinantes las valoraciones u opiniones
de las personas con las que entablamos relaciones intimas (parejas, amigos, familia). Este
autoconcepto empieza a definirse durante la primera infancia y hay mayor elaboración entre
la infancia y la adolescencia, por esto es tan importante asumir la gran responsabilidad que
tenemos como padres, tenemos en nuestras manos a un futuro gran individuo o podemos
mal formar en lo que devendrá en una piltrafa humana, el gran privilegio y la grandísima
responsabilidad de educar y formar una vida es tremenda y lo tocaremos en una próxima nota.
Existen determinantes de la autoestima, uno de ellos es el conocimiento de sí mismo, con
este se completa una dimensión valorativa y enjuiciadora del Yo, en medida que valoro mis
características y competencias, de si me siento satisfecho o insatisfecho respecto a lo que soy
o como soy. Otro determinante es que necesitamos sentirnos valorados por las personas que
nos rodean para valorarnos a nosotros mismos. La Teología ofrece dos puntos interesantes y
dignos de considerar en cuanto a la correcta autoestima de una persona:
- el que la persona considere lo que es por su origen “imagen y semejanza de Dios”, (no fruto
del azar o una casualidad)
- saber que un Ser superior se preocupa y se ocupa de ella y lo que ese Dios piensa de cada
persona y le otorga a cada uno (ese Dios piensa que cada persona es lo más importante, tan
importante que se entrego como sustituto para que, cada persona tenga un futuro, un futuro
eterno). Es realmente interesante el cambio en la autoestima que se suscitan en el individuo al
entender y hacer suyas estas ideas, es muy importante saber que todos tenemos un valor
elevado, todos, absolutamente todos, tenemos talentos en alguna u otra área que nos hacen
muy útiles en esta vida, también es importante saber que somos únicos, somos seres que
jamás se repetirán y tenemos características y competencias únicas, sumamente necesarias y útiles, si hay alguna persona que no nos valoran, el problema es de esa persona no de
nosotros, es la clase de personas llamada “gente toxica” la cual no merecemos tener a nuestro
lado.