Jardín América, Friday 14 de September de 2018

Se conoció la decisión del Ministerio de Defensa, que conduce el radical Oscar Aguad, de recortar gastos en las fuerzas armadas y la Brigada de Monte XII en Misiones perderá a su emblemática compañía de Cazadores de Monte XII, que tiene sede en Apóstoles.

El ajuste y la “reestructuración” de presupuesto también alcanzaron al Ejército. En las últimas horas se conoció la decisión del Ministerio de Defensa, que conduce el radical Oscar Aguad, de recortar gastos en las fuerzas armadas y la Brigada de Monte XII en Misiones perderá a su emblemática compañía de Cazadores de Monte XII, que tiene sede en Apóstoles. Fuentes castrenses no descartan además el Comando de Brigada se traslade a Resistencia.

La compañía de Apóstoles no será la única en desaparecer.  Se disolvería la compañía de Cazadores de Monte 19 de Formosa y se habla de que la Brigada de Monte III de Resistencia, que nuclea las unidades de Formosa, Resistencia y parte de Corrientes se cerrará.

Al haber más unidades o comandos de brigada o de división (que son unidades administrativas) se reduce la cantidad de personal de altos mandos (generales y coroneles que ahora pasarán a retiro) y por ende esos sueldos altos “ya no se sentirían en el presupuesto”, explicaron uniformados.

La mitad  del personal de la compañía de Cazadores de Monte XII pasará a ser parte del regimiento de Infantería de Monte 30 y la otra mitad se irá a la compañía de Cazadores de Monte 18, ubicada en Bernardo de Irigoyen

No es la primera vez que las unidades son barridas por el ajuste. La Cazadores XII se reactivó en 2015 después de años de estar cerrada por falta de presupuesto. Lo curioso del recorte es que en julio el propio presidente Mauricio Macri había anunciado una reforma para que las fuerzas armadas “colaboren” en la seguridad y una de las áreas clave para el trabajo en terreno era Misiones, a donde no mandaron efectivos, pero pusieron a disposición a las unidades operativas. La compañía de Cazadores de Monte XII es una de las conocedoras del terreno y con mayor fuerza de despliegue rápido.

Los detalles del ajuste se conocerá en las próximas horas en una reunión de los altos mandos del Ejército con el ministerio de Defensa. Aguad fue uno de los “sobrevivientes” en el gabinete achicado del Presidente, ya que se barajó la posibilidad de que Defensa pase a depender de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Sin embargo, la necesidad de sostener al radicalismo dentro de la alianza, salvó del ajuste al cordobés.

Pero en el Ejército están acostumbrados al recorte presupuestario. En 1983, con el retorno de la democracia, los fondos asignados al área empezaron una carrera descendente que nunca se detuvo. En ese momento su presupuesto oscilaba entre el 2 y 2,5% del PBI (bastante más alto, es cierto, que el promedio mundial). Durante la presidencia de Menem bajó a 1,5/2%; con Néstor Kirchner, a 1/1,5%, y con Cristina Kirchner, a 0,8/0,9%. En la actualidad araña el 1%. Sin embargo, algunos veteranos temen que no sea solo una cuestión “operacional”, sino que el Gobierno tiene en la mira de liquidacón diferentes dependencias que el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea que, según sus propios cálculos, tendrían un valor cercano a los US$ 1.000 millones.

En el ranking de inversión en defensa del Banco Mundial, para encontrar a la Argentina conviene empezar por abajo: sobre 179 países ocupa el puesto 150. Es el que menos gasta de América del Sur.

Fuente: Economis