Misiones, Saturday 15 de September de 2018

Juan Pablo Savonitti, ultima detalles del largo viaje, y su entrenamiento, lo depositó en Posadas proveniente desde Capital Federal. Además, al desafío, le agrega otro condimento: la solidaridad, ya que buscará difundir el lenguaje de señas en cada pueblo y ciudad que visite

El viaje es osado, impactante e incluso puede resultar riesgoso. Pero para Juan Pablo, correr es un estilo de vida, le llena el alma y el reto personal de autosuperación, es mayor. El hombre de 36 años no es ningún improvisado ya que hace tres años compite en ultra maratones.

“Las últimas dos competencias que participé fueron extremas, como El Tour de Gigantes (330K) con 24 mil metros de desnivel positivo, en Italia, y en febrero de este año en Canadá, Yukon, exponiéndome a temperaturas de -60°”, señaló el Ultra Runner.

Pensando en la exigencia a la que someterá a su propio cuerpo en busca de unir las Américas a pie, se siente preparado: “Estoy muy mentalizado y tranquilo porque ya tengo armada la estructura del viaje. Me tenía más preocupado este entrenamiento camino a Posadas, más que nada por la ruta 14 que es muy transitada”.

No es casualidad que haya elegido Posadas para culminar una preparación que le demandó 20 días desde que decidió salir de Capital Federal con destino a la capital misionera.

“Llegué hasta acá porque tengo un amigo que no veía hace bastante tiempo, además es el hijo de mi madrina”, indicó.

 

En principio, la idea original de Juan Pablo era tomar la ruta 7 hasta Santiago de Chile, sin embargo el invierno, las bajas temperaturas lo empujaron a modificar el viaje con destino final la tierra colorada: “Salí desde Buenos Aires, pasé por Pilar, Campana, Zarate Brazo Largo y desde Ceibas tomé la Ruta 14 hasta San José, corrí por la ruta provincial 105 y luego la Ruta 12 para entrar a Posadas”, sonríe el atleta mientras lo relata, como si hubiera transitado 10 cuadras.

El recorrido del entrenamiento no lo realizó solo, ya que lo acompañó -desde Gualeguaychú hasta Apóstoles- Urbano Cardozo (79) quien en 2015 fue miembro del equipo de Rodolfo Rossi, el maratonista que unió La Quiaca y Ushuaia por la ruta 40 a los 40 años.

A partir del primero de enero del 2019 Juan Pablo iniciará el proyecto, que es unir América, corriendo desde Ushuaia hasta Alaska. Una travesía que le demandará entra 900 y mil días.

“No lo tomo como una carrera contra el tiempo, lo tomo como un viaje, y en el recorrido que hago, elijo lugares turísticos que me gustaría conocer: Arequipa, Machu Pichu, el Gran Cañón, por ejemplo”, visualiza el trotamundos. Pero a la “loca carrera” le sumará un valor importante, difundir el lenguaje de señas. “Crecí en ese entorno, entiendo de que se trata y lo sumo a la causa, que no es la principal, pero hermosa para mí, ya que mi padre es sordomudo y mi madre hipoacúsica”, señala y además tiene como objetivo recaudar un dólar por cada kilómetro recorrido para donarlo a la Federación Mundial de Sordos.

Durante el trayecto desde América del Sur hasta el norte continental, la Ruta Panamericana será su aliada, su amiga, la que será testigo de los 44 kilómetros diarios que transite Juan Pablo – en bloques de 4 a 5 días y reponer energías en dos – para finalmente llegar a completar los 27.750 kilómetros que unen las carreteras del continente. “El mapa del viaje es salir desde Ushuaia por la Ruta 40 hasta La Quiaca, pasar por Chile, Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Guatemala, México, Estados Unidos, entrar a Canadá y llegar definitivamente a Alaska”, sintetiza Savonitti.

Para ello se viene preparando desde hace tres años en competencias que oscilan un kilometraje entre 400 y 500K. “Este año corrí en Yukon, Canadá, en la competencia más difícil y peligrosa del mundo. Fracasé porque debí abandonar en los 85K, de los 500 que ofrecía el torneo,  por un principio de congelamiento en los dedos de las manos. Si no decía basta, las perdía”, comenta asombrado. Por tal motivo permaneció cerca de 20 días internado.

Solamente un hombre en la historia de la humanidad concretó el sueño de unir las Américas a pie. Se trata del británico George Meegan que caminó más de 30 mil kilómetros en poco más de 6 años (1977-1983). De concretar la travesía, en el tiempo estimado, Juan Pablo Savonitti se convertiría en record Guinnes.

Los cibernautas podrán observar en tiempo real el recorrido que se pondrá en vigencia a partir del 1° de Enero en la página web www.niamalimits.com. Run, Juan Pablo, Run.