Misiones, Wednesday 13 de March de 2013

Hector Pais, oriundo de la Provincia de Entre Ríos, y actual ciudadano de la localidad Jardinense. Padre, Profesor y estudiante en Psicología, especialmente en el área terapeuta, nos presenta, en nota exclusiva a Tumisiones.com, un articulo sobre el Psicópata y su relación en pareja.

Profesor Héctor Pais

Habíamos, en una nota anterior, dado las características de un psicópata, para que podamos detectarlo y tomar la distancia necesaria, para nuestro bienestar  o recurrir a un profesional para recibir consejos acerca de nuestro proceder, que en residas cuentas será que tomemos distancias de este tipo de personas, “gente toxica” como las llama el psicólogo Bernardo Stamateas y ahora vamos a reflexionar en las parejas del psicópata, vamos a referirnos a el psicópata cotidiano, aquel que está inmerso en la sociedad, camuflado, “socializado”, tiene sus “particularidades” pero sin demasiadas estridencias, aunque tremendamente dañino. Según el Dr. Hugo Marietán, un eximio estudioso del tema, habla de la pareja del psicópata con el “complementario” estas personas como parejas de estos individuos son golpeadas, estafadas, frustradas, violentadas física y/o psicológicamente, sin embargo continúan con el vinculo, ahora  nos surge unas preguntas obligatorias, ¿Qué obtienen a cambio? ¿Qué ganancia tienen?

Obviamente el psicópata le proporciona un goce a su complementario, pero el goce que le proporciona es un secreto, aun para la lógica del complementario; Según el Dr. Marietán es una cuestión de satisfacción de necesidades, el psicópata cumple una función  de darle algo al complementario, algo que necesita y “vale el precio que tiene que pagar por obtenerlo” el complementario paga el precio y vuelve por mas, pero no por mas sufrimiento (eso es secundario) vuelve por mas goce, por más de lo que necesita, que le produce satisfacción, este goce el complementario lo siente, pero no puede explicarlo, trasmitirlo, pertenece a lo irracional para una persona común, el complementario nos muestra la “lastimadura” pero no el goce, por lo tanto solo vemos las consecuencias de una relación enfermiza, este goce hace que el complementario vuelva o decida continuar con esta relación con el psicópata sabiendo que terminara lastimado  “con el estoy mal, sin él, peor” . Según el Dr. Marietán lo importante en estas relaciones enfermizas es el contacto, la relación psicópata – complementario, lo que despierta el psicópata en el complementario, el psicópata logra esto de muchas maneras: la mirada, la palabra, un gesto, un hecho, algo que haga sentir al complementario que existe una relación, el psicópata tampoco está consciente de lo que da, aunque si sepa que debe hacer para que el complementario reaccione como él quiere, el psicópata es un dador, un suplidor de las necesidades profundas del complementario (su pareja).

Una de las claves de esta relación que tiene el complementario con su pareja psicópata, se halla en lo siguiente, cuando uno busca algo y lo encuentra, se satisface y busca otra cosa, como a un psicópata es imposible tenerlo, se gasta energía para poseerlo, conseguirlo, aunque el complementario sufre, y sabe que va a sufrir, el complementario va por mas, de esta forma, es casi imposible separarse de un psicópata. Una señora (esposa de un psicópata) decía lo siguiente “preferiría que estuviera muerto y así empezar con otra cosa; mientras esté vivo es un desafío poder conquistarlo”. No debemos olvidar que para el psicópata el complementario (su pareja) es considerada una cosa, una herramienta, no una persona, con todo lo que implica el ser una persona, para el psicópata es un objeto de su necesidad y a su disposición, lo que hace que el complementario vaya teniendo un deterioro en su autoestima sintiéndose cada vez más miserable.

 

NOMBRE EMAIL
 
Acepto Terminos y Condiciones (Ver Terminos)